Del Manapire al Guanape, del Unare al Orinoco

181

Cuatro ríos y una circunstancia geohistórica marcaron los límites de tiempo-espacio del llano alto cuando los patriotas y los realistas establecieron los acuerdos del Armisticio en las acciones de guerra y de paz en 1820, así se establecía el Tratado:

Art. 2º La duración de este armisticio será de seis meses, contados desde el día que será ratificado; pero siendo el principio y base fundamental de él la buena fe y los deseos sinceros que animan a ambas partes de terminar la guerra, podrá prorrogarse aquel término por todo el tiempo que sea necesario siempre que expirado el que se señala no se hayan concluido las negociaciones que deben entablarse y haya esperanza de que se concluyan.[1]

Estos acuerdos establecieron seis meses para recuperar las fuerzas de ambos bandos, para analizar los destinos de una guerra popular prolongada, por ello los territorios límites en el centro de lo que hoy es Venezuela lo establecieron cuatro ríos: el Unare, el Guanape, el Manapire y el Orinoco.

Desde 1815 el “Pacificador” Pablo Morillo, venido de España con un ejército experimentado y recursos bélicos suficientes ordenó hacer un levantamiento topográfico del llano alto, todo el territorio del dominio de San Sebastián de los Reyes, el Cantón del Orituco, del Unare, el Cantón de Chaguaramas hasta la lejanía del sur más allá de las Mercedes del Llano en Santa Rita de Manapire hasta el borde norte del Orinoco.

Y de nuevo el Armisticio de 1820 señalaba los espacios límites del acuerdo de paz que solo duró 2 meses:

El río de Unare, remontándolo desde su embocadura al mar hasta donde recibe al Guanape; las corrientes de éste subiendo hasta su origen; de aquí una línea hasta el nacimiento del Manapire; las corrientes de éste hasta el Orinoco; la ribera izquierda de éste hasta la confluencia del Apure; éste hasta donde recibe al Santo Domingo; las aguas de éste hasta la ciudad de Barinas, de donde se tirará una línea recta a Boconó de Trujillo; y de aquí la línea natural de demarcación que divide la provincia de Caracas del Departamento de Trujillo.

Los que somos de allá pasamos por encima del rio Manapire y no nos damos cuenta de sus significación histórica, nos bañamos en las aguas cabeceras del Guanape y tampoco nos dijo nada y  el Unare que con sus aguas barrosas emborracha al mar Caribe, tampoco, pero están allí los mismos ríos que señaló el Armisticio de 1820

Desde el llano alto

Cujisales negros o amarillos de maracas dulces, lagunas salobres minerales, refugio de aguas subterraneas en verano, quebradas de cuencas vacías, habitadas por arenas que ruedan al Orinoco en invierno. Paso de los garceros, tolditos, cristofués, cucaracheros, garrapateros, loros y pericos bulleros. Araguaneyes de enero o de cuando a la primavera le dé gana de vestirlos de amarillos brillantes o sepias como los del roble, y al carnaval solitario que florece aún sin rocío.

Antonio de Armas Chitty describe con prosa precisa las circunstancias humanas que le toca enfrentar al español que llegó a San Sebastián o al Orituco  y ve al sur la planicie que luego ocupará física y culturalmente:

“La fe religiosa del español en la llanura crece regulada por el medio. El fanatismo con que miraba las cosas en su tierra se diluye ante el trabajo, ante el clima, la dureza, el peligro. La distancia relaja la costumbre de cumplir con sus preceptos de su fe. Una inmensa mayoría de los aventureros que se ha lanzado a la conquista de la tierra, hace vida nómada, y es solo en los pueblos o en los grandes hatos donde existen oratorios cuando vuelve a encontrarse los ritos que dejara en su tierra de origen.”[2]

Cielo de nubes escasas, la mayor parte del año, sol de este a oeste que marca las rutas y el tiempo, cuando el extravío es ocasionado  por los  centenares de caminos  de vacunos antes acechados por los tigres, que venían del norte a comer becerros tiernos en tiempo de parideras.

Del Manapire, encontramos una información curiosa en la internet:

… con respecto a Rio Manapire en Venezuela en esta página se publica a partir de los datos suministrados por la National Geospatial-Intelligence Agency, un miembro de la comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos, y un Departamento de Defensa (DoD) Agencia de Apoyo de Combate . No se garantiza la precisión de la información acerca de Río Manapire la precisión de la información acerca de Rio Manapire deberán dirigirse a la National Geospatial-Intelligence Agency.[3]

No por ello podemos pensar que en los Estados Unidos tienen mejor información que Luis del Corral en Altagracia de Orituco, pero de que estamos mapeados no hay dudas, como lo estaba el mismo rio en los datos y relaciones topográficos del jefe realista Pablo Morllo en 1815[4].

Y del Guanape que nace en las piedras frías montañosas entre lo que hoy es el vértice Guárico-Anzoátegui-Miranda, en los predios superiores de los caseríos  Santa Bárbara, Guarebe y Golfo Rico derivado de distintas vertientes del lado de sotavento en la Serranía Maestra del Interior hoy pobladas por gente noble, campesinos que a filo de lomo y sudor sacan sus cosechas para alimentar a Valle Guanape, Guaribe y más allá no podemos más que decir que  en esa tierra está la abrazadera consciente de los afectos  más personales de una infancia feliz.

Del Unare decimos que es un río de cierta envergadura  pero cuya desembocadura ha hecho comer a generaciones de humanos desde los tiempos de los tomuzas antes que se fueran al sur, obligados, buscando la paz que los conquistadores mezquinaron y la libertad que solo las aseguraba las soledades de sus cabeceras, por allá en el borde primariode Orinoco donde no llegan los límites sino la demarcación de los olvidosdonde con“con un pie en la esperanza; de una tierra que ha hechoescudo del aguante; de una tierra que lo que ha hecho siempre es dar, y que supocomparecer a una cita heroica, hace siglo y medio, cuando guariqueños de todotipo, a caballo, semidesnudos, cruzando ventisqueros y altos valles, fueron tras de un hombre que con su espada abrió caminos en América, y que hoy, con sus ideas,en el mundo, sigue abriendo y despejando caminossegún lo señaló en verdad histórica de José Antonio Armas Chitty en 1957.

Aldemaro Barrios Romero / venezuelared@gmail.com

Foto: Colección CELLUNERG. Paisanos en la Calle Colombia Las Mercedes 1957.

[1]Disponible en: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/tratado-de-armisticio-1820–0/html/ff6c3062-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html

[2]De Armas Chitty, José Antonio,Aventura y circunstancia del llanero: ganadería y límites del Guárico, siglo XVIII : Discurso de incorporación como individuo de número de la Academia nacional de la Historia. 1957.

[3]Referencia digital disponibe en: https://geografiainfo.es/nombres_geograficos/name.php?uni=6163243&fid=6605&c=venezuela

[4]De Solano,Francisco Relaciones topográficas de Venezuela, 1815-1819 realizadas por el ejército de la costa firme

Colección tierra nueva e nuevo cielo. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Centro de Estudios Históricos. Departamento de Historia de América. 1991 Sevilla España.

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.