El perro mortalmente atropellado    

156
perro
foto referencial

1    Mi esposa, mi hija menor y yo viajamos a Maracay. Yo manejo. Cuando llegamos a la Encrucijada de Cagua un perro trata de cruzar la calle. El automóvil que está delante del mío acelera. Hay mala intención.

El chofer de adelante quiere atropellar al perro callejero y lo logra. El can queda frente a las ruedas de mi carro arrastrándose a duras penas hacia la acera.  Sus patas traseras están destrozadas .

Yo me detengo para que el pobre animal atropellado alcance la orilla. Los carros de atrás arman una algarabía y pitan para que yo no me detenga; pero   a mí no me importan sus bocinas. El perro llega a su objetivo y se queda postrado. Sus aullidos lastimeros son la prueba de que un inmenso dolor lo agobia.

 Nosotros callamos. No nos miramos; pero sentimos sobre nuestras sienes esa presión característica que preludian las lágrimas.

3    Schopenhauer, uno de mis filósofos preferidos, escribió:  “La compasión hacia los animales está tan estrechamente ligada a la bondad de carácter que se puede afirmar con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser una buena persona”.

4   Una vez le escuché a alguien decir que Dios está en el corazón de la persona, y eso no le permite, por ejemplo, pegarle a un perro…

Edgardo Rafael Malaspina Guerra

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.