Los Tubazos del Domingo / Maestros y protestas

274

maestros

Desde finales de diciembre se anunció la protesta cívica de los maestros. Para ello se recurrió a las redes sociales. Nadie se hacía responsable. Los sindicatos y políticos se lavaban las manos, mientras reenviaban y promovían la protesta.

El llamado funcionó. La movilización se logró en casi todo el país. Las concentraciones fueron, en su mayoría, concurridas o representativas. Negar esto sería miopía política.

Esta protesta de educadores no puede negarse ni impedirse. Es un justo reclamo y un derecho. Las condiciones actuales en las que se encuentran los trabajadores de la educación son críticas.

Maestros vs políticos

Las asociaciones civiles y algunos voceros, creados por los medios más que por su trayectoria, emergen para advertirle a los políticos y dirigentes sindicales que no se metan en la protesta. Mientras, aguas abajo, estos reciben la orden de participar y agitar.

Los políticos terminan tomando el control y la direccionalidad de la protesta ante la falta de organización de las bases docentes. Estas fueron desmontadas hace tiempo,  chavismo y oposición también es responsable de ello.

Máximo Blanco, economista y analista político, advertía en un artículo publicado por El Tubazo Digital que la protesta de los docentes es reivindicativa, pero no puede ser dirigida como se maneja el discurso radical del “Maduro, vete ya”.

Debilidades

Esta semana conversé con una docena de personas vinculadas al sector educativo. El debate se centró en las debilidades de la protesta.  Esto fue lo que obtuve.

1.- Los maestros siempre  gozaron de respaldo y aprecio, hasta hace poco. Eran muy organizados y lograron crear coordinadoras gremiales. Eran líderes de contingencia que proponían y dirigían. Esa base gremialista y aguerrida fue debilitada por gremios y gobierno. Hoy los maestros solo acuden al llamado y marchan, bajo la direccionalidad de otros.

Esta situación hace que sus intereses no siempre sean los mismos de quienes promueven la protesta.

2.- El maestro no tiene el respaldo de sus discípulos. Es como un padre que no cuente con sus hijos.

No se trata de llevar estudiantes a su protesta. Se trata de empatía y solidaridad.

En la cuarta república, los liceístas protestaban y exigían el medio pasaje, acompañaban la lucha de sus docentes, y a su vez, en retribución, estos eran “complices” de su protesta. Una lucha de maestros sin el reconocimiento de sus estudiantes es  cuesta arriba.

3.– Mas grave aun, el maestro perdió la solidaridad de sus representantes. No logra incorporar a los padres y representantes de los estudiantes.

4.– Cuando preguntamos la razón de esta afirmación, algunos coinciden en que abandonar la escuela y dejar a los estudiantes a la deriva, es un error táctico. Implosiona el puente que comunica al maestro con el pueblo. Una lucha desde los espacios del estado, la escuela, logra  la valoración de la “causa”.

5.– El nivel de exigencia del estudiante y de preocupación del representante, ha caído, desde antes de la pandemia.

La educación está en el suelo desde hace casi una década. La formación es mínima. El que los docentes dejen  de asistir a la escuela pareciera no preocupar a los padres y alegrar a los estudiantes.

El gobierno responde

Existe una agenda de protesta, inició el 9 de enero, luego el 15, día del maestro y ahora el 23. Mañana llamarán para primeros de febrero y luego para el 12, Día de la Juventud. Es mentira que esto se decide en “supuestas asambleas”.

Ante esto, el gobierno, que no es tonto, responde. Esta semana se organizaron movilizaciones de docentes y algunos estudiantes, solo voceros,  que rechazan el paro.

Miopía y discurso

Sorprende ver a políticos y opinadores de oposición y gobierno, cayendo en el mismo error al calificar al otro bando.

Ambos sectores minimizan y niegan la protesta del otro. Hemos visto dos marchas en la capital guariqueña, una a favor y otra en contra del paro.

Ambas movilizaron, por lo menos, más de mil personas. Sin embargo, ambos sectores dicen que son “cuatro gatos”.

El satanizar y llamar guarimbero y terrorista al maestro que se para, es tan tonto y contraproducente como atacar y llamar jalabolas al maestro que se niega a abandonar a sus estudiantes.

La locura ha llegado a niveles tan disociados, que cuando los medios publican información de alguna marcha, se hace uso de cualquier disparate con tal de minimizarla.

La foto de Mayerling

Esta semana en una marcha de maestros en Guárico que exigían el cese de las sanciones, se pudo apreciar una fotografía en donde aparecía la exalcaldesa de Roscio Mayerling Colmenares (Psuv).

Algunos, aseguraron que esa foto era vieja, pues salía la exalcaldesa y esta, supuestamente,  “no se encontraba en el país”. Fue lo más cómico que se pudo leer en redes sociales. Este 23 de Enero, sabrán de ella.

Para donde vamos

Las protestas seguirán, la crisis es cada vez más fuerte. El salario no da ni para pagar pasaje.

El gobierno no tiene capacidad de respuesta para dar un salario igual a la cesta básica. Estamos entrampado.

Como solo soy maestro y periodista, más no economista. No tengo propuestas. Solo advierto:

1.- Si la protesta se mantiene, el gobierno deberá tomar medidas compensatorias y convencer al maestro de que el ajuste será gradual, para que este deje la calle.

2.- Si la protesta es manipulada, y cae en la trampa de la violencia, el gobierno responderá y se perderá parte de esta lucha cívica.

3.- Si el tiempo de respuesta se alarga y la protesta baja su ritmo, algunos se desmovilizarán y reinará la frustración de no haber logrado nada.

Falla de borde

El gobierno falló en explicar el tema de las sanciones. A pesar de ser casi mil sanciones y confiscación de oro y dinero.

Aun cuando son parte de la narrativa rojita desde 2015, la forma panfletaria y tomarlas como justificación de todas las fallas, prostituyó este tema.

Lucha sin juventud

En la década pasada un grupo de jóvenes de oposición y gobierno emergieron como los nuevos líderes. Algunos de ellos, luego llegaron a ser diputados y reconocidos voceros. Juventud aguerrida y formada.

La gran interrogante es: ¿la juventud que hoy tiene oposición y gobierno es como la de Robert Serra y Goicoechea?

¿El nivel de discurso que llegó a tomar la Asamblea Nacional de los cuadros jóvenes de la década pasada es igual al que tenemos en estos momentos?

Parafraseando a Bernal, cabría preguntar ¿de qué han servido los zapaticos bonitos y los iphone que hoy engalanan a nuestros cuadros juveniles?

El líder juvenil era el mejor estudiante, el más brillante, ¿cómo va el índice académico de nuestra gloriosa juventud?

En medio de esta crisis que hoy toma la calle. También se requiere escuchar la voz y las propuestas de quienes mañana serán el relevo político.

Orlando Medina Bencomo / El Tubazo Digital

CUIDADO / Analista de oposición advierte a políticos metidos en protestas de maestros

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.