Máximo Blanco / Deben rectificar

138

El gobernador José Vásquez siente que su gobierno confronta problemas, y por ello están organizando mesas de trabajos para escuchar, acerca de la solución de los mismos, las opiniones de los académicos, los empresarios y los políticos. Para tal fin, fuimos invitados por el Rector de la Unerg , José Luis  Berroterán.

En esa reunión estuvimos  y expresamos que el problema fundamental que padecemos los venezolanos en todos los estados del país es que tenemos el salario real más bajo del mundo.

En efecto, la caída ha sido drástica, Rafael Caldera dejó el salario mínimo en 184 dólares, Chávez se marchó dejándolo en 46 dólares  hoy con Maduro lo tenemos en 2 dólares.

Al respecto, el Banco Mundial sostiene que quienes reciban ingresos inferiores a 1,90 dólares diarios están ubicados en el campo de la pobreza.

Y en esa área, nos encontramos muchos venezolanos al tener un salario mínimo diario de 0,066 dólares.

Esta caída del ingreso real nos ha llevado a tener, según la encuesta ENCOVI ,un nivel de pobreza del 87% y una diáspora de 5 millones de compatriotas que están dando vueltas por el mundo buscando mejores condiciones de vida.

Esta pobreza que nos empuja hacia una situación de hambruna tiene su origen en que hemos pasado a ser el único país del mundo que atraviesa por un proceso de hiperinflacion.

De marzo del 2013 a mayo del 2020 los precios han aumentado en más de 12000 millones %. Ello ha depreciado a los seis tipos de medios de cambio que tenemos, vale decir, al bolívar, dólar, real, grama, peso y petro.

Y esto destrozó nuestro salario real, al lanzarnos al mercado con 2 dólares en el bolsillo a intentar adquirir una canasta básica familiar que monta a los 300 dólares mensuales.

Ahora bien, estamos obligados a preguntarnos cuáles  son  las causas qué  dimanan está hiperinflacion?, cuyos efectos han arruinado al gobierno y a la mayoría de los venezolanos.

Hay varios  factores  que la generan, pero dos tienen el mayor peso. La depresión económica y la presencia de dinero inorgánico en el circuito económico.

Sin dudas, la primera causa fue provocada por 6 millones de hectáreas intervenidas en el área rural y 8 mil empresas de manufactura cerradas y expropiadas , factores que han ocasionado la ruta negativa durante 26 trimestre en el PIB.

Y el segundo factor lo conforma el pago con dinero electrónico e inorgánico que el gobierno hace a sus contratistas y a sus trabajadores para intentar reponer las pérdidas del poder adquisitivo.

Si está hiperinflacion es la que conlleva a la caída del salario real, y al aumento de la miseria y la pobreza, no queda otro camino, que trabajar para derrotar a este cáncer monetario.

Y sobre esto, de entrada y con fuerza, afirmamos que sus efectos no se detienen con aumentos del salario nominal.

Durante estos años, con los aumentos nominales, si el gobierno no le hubiese quitado los ocho ceros tuviéramos un salario mínimo de 20 billones de bolívares, pero mientras más aumentos ha venido realizando, mayor ha sido la caída del salario real.

Revertir este proceso significa que el gobierno tiene que cambiar de rumbo. Es necesaria una rectificación que apunte hacia la reactivación económica y la institucionalización del país.

Hoy la situación  es más difícil. El gobierno tiene cuatro grandes limitaciones, a saber: las sanciones, ausencia de capital, bajos precios petroleros y escasez de energía.

Y para ir rompiendo estas restricciones el Ejecutivo tiene que promover un pacto social, hasta donde le sea posible, con la oposición, los sindicatos, los empresarios, la academia y el sector religioso. Un acuerdo para reprivatizar  las empresas  expropiadas.

Negociando con los anteriores dueños, vendiéndo o logrando cogestión entre el estado, los trabajadores y el sector privado.

Negociar  y refinanciar la deuda pública externa para quitarse el default de más de 20.000 millones de dólares vencidos.

Restringir la emisión de dinero inorgánico, aumentando los salarios en la medida que se incremente la producción y la productividad, para que no tenga efecto inflacionario.

El gobierno tiene que apegarse a la Constitución. Sacar nuevamente el librito azul, y gritar que dentro de la Constitución todo y fuera de la Constitución nada.

Realizar el proceso electoral de las parlamentarias con amplias condiciones democráticas. Y entre estatismo y mercado es conveniente que sigan a Deng Xiaoping :»No importa el color del gato lo que importa es que el gato case ratón».

Deben rectificar o de lo contrario la hambruna tocará con mayor fuerza el estómago de los venezolanos.

Máximo Blanco 

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.