MÁXIMO BLANCO / Sobre la lucha social

54

Después de  escuchar a unos cuantos dirigentes políticos,  en la marcha de este lunes 16, sobre el carácter de la lucha gremial de los educadores, estoy obligado a escribir acerca de  un aspecto básico que debe ser del dominio de quienes se consideran políticos.

No es posible que algunos dirigentes, y debe ser una debilidad de la mayoría del liderazgo,  no sepan apreciar  que existen distintos niveles de conciencia en nuestro pueblo.

Es evidente,  que para quienes estamos a la vanguardia de este proceso de cambio la solución de la presente crisis económica,  social y política pasa por la salida de Maduro,  pero no es igual para la inmensa mayoría de los venezolanos que hoy se movilizan acompañando a los educadores en todas las ciudades de nuestro país.

Las protestas de los educadores tienen un carácter reivindicativo, y hacia el logro de ese objetivo deben estar centradas las luchas. 

El hambre,  la escasez de dinero y las pésimas condiciones del ambiente educativo constituyen las causas del descontento de los maestros,  y la victoria está en arrancarle al gobierno mejoras para los sujetos del sistema educativo .

No entendemos el porqué a algunos dirigentes políticos les preocupa que el gobierno reparta bonos entre los educadores y que con un posible aumento de sueldos estos regresen a sus aulas, cuando ese es el móvil fundamental de las protestas,  y cuando además   sabemos que más pronto que tarde la crisis los obligará nuevamente a continuar la lucha social en la calle.

Apreciamos que esto ocurre por no comprender que las luchas reivindicativas y sus manifestaciones son un poderoso libro vivo que ayuda a elevar el nivel de conciencia política de los seres humanos.

Los educadores regresarán a sus aulas, pero la constancia de ese ejercicio los llevará,  junto con el pueblo que les acompaña, a comprometerse en la lucha por el cambio político en el país . Razón por la que alguien, con mucha sabiduría , afirmó que “ninguna lucha se pierde”.

El pulso para ejercitar la lucha social con inteligencia no se aprende de la noche a la mañana, por lo que el liderazgo magisterial debe cuidarse del radicalismo que ha estado afectando a gran parte de nuestros dirigentes políticos.

De allí que, los dirigentes magisteriales y quienes desde un segundo plano expresamos nuestra solidaridad con sus luchas debemos evitar que estas jornadas no sean conducidas bajos las ideas de la “marcha sin retorno ” y el ” maduro vete ya”.

En fin, quienes formamos parte del mundo político debemos ayudar para que la lucha sea democrática,  pacífica, tolerante e inclusiva  a fin de que la mayoría inconforme con el gobierno sienta que la lucha de los educadores  también le pertenece.

Economista Máximo Blanco

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.