PORTILLAZOS / Empresarios maquinaron para enriquecerse

100

empresarios32 son las empresas involucradas que causaron un daño patrimonial a Pdvsa por un monto cercano a los 1 mil 200 millones de dólares, a continuación, les damos los detalles de esta inmensa corrupción.

En menos de 5 años y una “inversión” en sobornos -a empleados petroleros de Venezuela- de no más de 1 millón de dólares, dos empresarios establecidos en Texas, Estados Unidos (EEUU), obtuvieron contratos de la estatal venezolana Pdvsa. 

Los involucrados son Roberto Rincón Fernández (principal accionista de empresas como Tradequip y Clover) y Abraham Shiera (Vertiz). 

Estos empresarios en 2009 habrían diseñado un esquema para tomar el control de las compras internacionales de la petrolera venezolana en Estados Unidos. 

Rincón fue el creador de un artificio para que, con empresas bajo su control, se cumplieran artificialmente condiciones formales de participación y competencia en procesos licitatorios y de compras en la jurisdicción estadounidense, realizadas por la filial PDVSA Services Inc.  

Según la acusación presentada por la Fiscalía y el Departamento de Justicia de EEUU, el 10 de diciembre de 2015, Roberto Rincón y Abraham Shiera, cada uno con seis compañías bajo su control, se pusieron de acuerdo para manipular los procesos licitatorios. 

Las acciones de fraude las iniciaron en octubre de 2009 tras un acuerdo con el gerente de compras y sus ejecutivos, para que conformarán el panel de la licitación solo con las empresas controladas por los contratistas. A cambio recibirían una comisión o sobornos previamente acordada. 

La acusación contra Roberto Rincón y Abraham Shiera documenta más de una docena de contratos, todos por montos millonarios, en los que se aplicó el artificio para manejar a favor de los contratistas en referencia las decisiones de selección de proveedores. 

La investigación sobre el caso evidenció la existencia de una conspiración para defraudar a Pdvsa y a las empresas de energía que podrían haberle prestado servicios. Este tipo de delitos está sancionado por la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), por sus siglas en inglés. 

Tanto Rincón como Shiera se declararon culpables en 2016 por los cargos de conspiración, reseñó el diario The New York Times. Entre 2009 y 2014, precisó ese medio, más de 1 mil millones de dólares se recaudaron con la conspiración, y Rincón se apropió de 750 millones, según documentos de la corte. 

Al menos 4 ejecutivos a cargo de la unidad de compras de la filial de Pdvsa recibieron sentencias de entre 18 y 70 meses, mientras que las sentencias de los dos empresarios no han sido emitidas luego de 6 años de su declaración de culpabilidad. 

¿Testigo protegido de EEUU? 

En noviembre de 2017 el Ministerio Público (MP) abrió una averiguación sobre las compras internacionales de Pdvsa, y capturó al presidente de Bariven, Francisco Jiménez. Al respecto, el fiscal general de la República, Tarek William Saab, informó que el caso de Roberto Rincón estaba incluido y que era “testigo protegido” de EEUU. 

Así las cosas, en mayo de 2018 el titular del MP ofreció detalles sobre la investigación y fijo en más de 1.162 millones de dólares las cifras de contratación que favoreció a las empresas de Rincón y otras.  

Mientras la pesquisa de la fiscalía estadounidense se concentró solo en Rincón y Shiera y extrajo apenas una docena de eventos delictivos, la del Ministerio Público de Venezuela analizó la data de más 23 mil contratos por una suma cercana a los 12 mil millones de dólares. 

En concreto fueron 32 las empresas involucradas que causaron un daño patrimonial a Pdvsa por un monto cercano a los 1 mil 200 millones de dólares. Aunque Rincón y Shiera son los imputados más mencionados, Saab hizo la precisión de que hay decenas de ciudadanos con órdenes de aprehensión. 

Politólogo Alex Vásquez Portilla, especial para El Tubazo Digital.

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.