Moisés: El predicador de la calle

406

moisés

Nació en Caracas, Barrio el Carpintero de Petare. Su nombre de pila es Francisco  Niazoa y se le conoce simplemente como “Moisés”, por sus eternas predicas callejeras.

Usa turbante y  lleva una cruz de evangelista. Lleva varios años en la capital del estado Guárico, y es en sentido literal, un “personaje popular”.

Carga consigo un pequeño vaso plástico en su mano. Sin pronunciar palabra se acerca a la gente, y si alguien introduce una moneda o un billete, dice a media voz “¡Anótalo mi señor!”.

A veces, Moisés se torna ácido, y nombra a ciertos altos personajes de la política contemporánea, y exclama “¡Ese está en el infierno!”.

Este predicador callejero, se dice enviado de Dios, y cumplía bien y fielmente lo que consideraba un mandato divino.  Hasta que un buen día, un general que estaba en la Iglesia de San Juan Bautista cuando Moisés entró silenciosamente, y estableció una liturgia paralela a la del sacerdote.

Fue enviado a un centro de desintoxicación, según palabras de un oficial de baja graduación a quien el cronista local se acerco a preguntar.

Pasaron varios meses, Francisco “Moisés” Niazoa, volvió a la ciudad. En la cola de un banco cercano a la sede de “El Tubazo Digital”, en la Avenida Bolívar, le abordamos:

-¿Cómo te fue en la clínica Moisés?

-¿Clínica?, ¡Macaira!, ¡ahí no hay ni comida!.

Y se fue con su vasito en la mano, predicando en nombre de Jesús, pidiendo sin pronunciar palabra, y mandando a su señor a anotar a quien le dé.

Diego Ranuárez / Imagen: Fototeca del Cronista A.R.A./ Realizada en 2017

 

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.