Los Tubazos del Domingo / Para ganar hay que mostrarse como una alternativa

213

Un año…

Un año van a cumplir dentro de poco los alcaldes, gobernadores y demás electos el pasado 21 de noviembre. Se acerca el fin de la luna de miel.

Los electos para conducir el poder ejecutivo regional y municipal, deberán rendir cuentas de lo que en un año hicieron.

Año 1: En gestión, el primer año es de prueba, los primeros meses son de cortesía. Son firmados como letra muerta. Se asume que vienes llegando y debes ordenar algunas cosas.

Sobre todo, si el ganador es de una tendencia diferente a la que gobernaba. Cuando eso pasa es más fácil ganar tiempo, pues se puede mostrar con libertad “el desastre encontrado”.

Año 2: El segundo año se incrementan los niveles de exigencia y los gobernantes comienzan a ser confrontados. Sus seguidores les recuerdan que ya ha pasado un año, ya es tiempo de “actuar”.

Año 3: Los gobernantes empiezan a preocuparse, se incrementan los ruidos. Algunos optan por decepcionarse y deciden desmarcarse. Quienes no logran hacer gestión comienzan a sentirse solos.

Año 4: Es la fase terminal, se obsevan dos tendencias: si no vas para el baile te tiras al suelo, ¿para qué trabajar?

Si tienes oportunidades empiezas a hacer hasta lo imposible. Es el año más difícil de los gobernantes, pues toca bajar el orgullo y pedir apoyo a quienes te han cuestionado.

Táctica y estrategia

Estos cuatro años también valen para quien está en oposición o aspira agazapado. Vimos francotiradores atacando a los gobernantes desde el primer día, Un error de cálculo, eso victimiza al gobernante, es un ataque a destiempo.

Después de un resultado adverso, toca replegarse y evaluar la derrota. En Venezuela pasa lo contrario, los perdedores pasan el tiempo diciendo que ganaron, solo que llegaron de segundo.

Inventan frases infantiles como “gobernador sentimental” o “alcalde sentimental” “presidente simbólico” y demás expresiones propias de los aprendices de política.

Lo mismo pasa con los que ganaron de chiripa o perdieron algunas plazas. Poco vimos la autocritica y el mea culpa.

Quienes en este momento deseen llegar al poder, o mantenerlo, deben promover la unidad de las fuerzas y la organización de estas, para pasar a la fase de movilización cuando llegue el momento.

El Psuv lo está haciendo y luchará para mantener el poder.

Desde la oposición hay pocas organizaciones haciendo lo mismo, allí el panorama es más complejo, pues la unidad es imprescindible, necesaria y vital.

Primarias….

La oposición intenta unas elecciones primarias, es una necesidad, no por razones de demostrar lo demócrata que son, sino por la cantidad de aspirantes.

Hasta ahora, los estudios realizados muestran cinco nombre entre los más mencionados:

Manuel Rosales: Su triunfo en el Zulia le da derecho a postularse. Rosales utiliza sus errores para promoverse, de nada valió mostrarlo como bruto, el electorado lo escogió así. Rosales cuenta con una organización fuerte (UNT) con la experiencia de gobernar el estado más rico del país y  haber enfrentado al fuerte de los rojitos (Chávez).

María Corina Machado: Si las elecciones fueran en tuiter MCM ganara, pero esa no es la realidad. MCM agrupa el sentimiento de los decepcionados. Los radicales, cada vez más aislados, se identifican con ella.

No cuenta no con la simpatía de la oposición ni con una estructutra para armar una campaña. Es un partido de anime y para completar, se da el lujo de cuestionar a los otros lideres y partidos. 

Capriles: Nunca se ha rendido. No afloja el espacio político y se desmarcó del interinato y hasta de PJ. Se muestra como un líder que puede hablar sin ataduras, y asi lo ha hecho, lo que le ha ganado críticas.

Juan Guadó: Su nombre sale producto de ocupar un espacio que le dio promoción y recursos. Su gran debilidad es la poca experiencia  que tiene. Mientras menos hable mejor. La razón por la que no está detenido es muy sencilla: libre ayuda más al gobierno con sus acciones fantasiosas.

Henry Falcon: Luego de su última votación presidencial en 2018, donde logra el segundo lugar con  un poco mas de 1.900.000 votos, le tocó perder su partido y fundar otro. Se muestra con más experiencia pero con menos oportunidad.

Los demás hacen el esfuerzo, recorren el país, tocan puertas, pero todos con números muy bajitos.

El único fuerte, el único con un porcentaje marcado y considerable es Maduro. Cabe aclarar que una cosa es:

¿Quién cree usted que va a ganar?

Y otra muy direferente es:

¿Por quién votaría usted?

El panorama avanza y este año cerrará con la expectativa y la ilusión en una hipotética elección en 2023. Nada decidido ni confirmado.

Corticos

Esta semana publicamos en El Tubazo Digital la entrevista realizada al empresario que habla de política: Nicolas Mangieri. Fue tendencia en el portal como una de las notas más leídas.

El hombre es un animal político y el tema político gusta. Mangieri habla de política. Por su casa desfilan rojos, blancos, verdes e incoloros. Se comenta, se dice, se rumora, se asegura. Nada confirmado. El Tiempo lo dirá.

Sed de elecciones

Definitivamente, gobierno y oposición están actuando como si vinieran unas elecciones, si estas no llegan, pues tendremos la campaña más larga de la historia.

Maduro negocia solo. La oposición resultó ser más débil de lo que se pensaba. El escenario internacional se achica. Maduro habla de tu a tú con Biden y ahora negocian una ficha grande.

Un adelanto de elecciones podría ser parte de un acuerdo. Quienes asistan asumen que están de acuerdo, si pierden y luego salen cantando fraude quedarán muy mal.

Los abstencionistas cada vez se quedan más solos, cada vez es más difícil soportar la tesis abstencionista.

Definitivamente, la gente quiere votar y quiere un candidato unitario. En ambos bandos. El Psuv tiene a Maduro y se guarda uno mucho mejor, potable y con carisma, un gobernador. De allí en adelante pudieran manejarse posibles nombres, pero muy pocos.

Guárico

En Guárico se puede criticar muy fácil al actual mandatario, pues fallas existen. Pero algo es cierto, para criticar al gobernador y para que esta crítica llegue, debe hacerse desde la acción.

La gran  paradoja es que Vásquez se mueve todas las semanas, recorre el estado y no deja de hacer contacto directo.

En estrategia comunicacional, el estrechar manos y mirar a los ojos, da más resultado de lo que la gente cree.

Mientras se siga criticando desde redes limitadas poco se logrará. Para desplazar al otro del poder, debo convertirme en alternativa.

Los tirapiedras, los flojos, habladores, tecleadores, los desconectados, nunca se convierten en alternativa.

Chavez ganó con una oposición unida y con todo en contra, pero logró hacer ver que el modelo político estaba agotado y en crisis y que él era una alternativa.

En este momento, a la dirigencia opositora no le resulta muy difícil explicar que estamos mal, pero divididos y atacándose entre ellos, no trasmiten la posibilidad de una alternativa, en tal sentido, sus seguidores, se desmotivan y bajan la guardia.

Orlando Medina Bencomo / El Tubazo Digital

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.