LUIS VICENTE LEÓN / Estos son los escenarios donde se mueve María Corina

0
90

En el análisis de entorno no es relevante lo que debe ser o lo que quieres ser, sino lo que es.

En términos de la elección presidencial, es clarísimo que no hay una probabilidad relevante de que el gobierno permita la participación de la candidata electa en primarias (lo ha dicho hasta el cansancio y ha ejecutado las acciones que lo impiden) y tampoco la de un sustituto espejo, que no tenga peso específico e intente cubrir el puesto para que ella sea la candidata real en sombra. (Los eventos repudiables de ayer lo confirman)

Nosotros rechazamos esa acción y la consideramos antidemocrática, pero eso no cambia un ápice su probabilidad de ocurrencia. Es un hecho concreto.

No hay elementos sólidos que permitan proyectar que Maduro estará presionado para negociar con MCM su incorporación como candidata, ni antes ni después del día de cierre de postulaciones el 25 de marzo.

La realidad es que no existen amenazas creíbles, ni estímulos suficientes para que el gobierno asuma ese riesgo, por lo tanto la tesis de que esa candidatura inhabilitada estará viva hasta el final de la campaña, puede ser muy importante para mantener viva la llama de la lucha política, pero es bastante ingenua y extremadamente poco probable.

Si en estos cinco días de postulación, la Plataforma Unitaria utiliza sus únicas dos tarjetas para un sustituto, sin peso específico, que intente jugar como interpuesto, el resultado esta cantado: será también inhabilitado y el problema mayor es que ocurrirá después de la fecha de cierre de postulaciones y la PUN se quedará sin candidato propio en la elección.

Sin embargo, si bien esa acción cerraría la primera fase de opciones para tener un sustituto elegido por la PUN, entraríamos automáticamente a la segunda fase, que sería decidir si se sigue una propuesta de ilegitimación de la elección (equivalente al llamado a la abstención) o se decide negociar (o haber pre negociado) con uno de los candidatos que logre inscribirse en la carrera electoral.

No queda claro si MCM decidirá concentrarse en la invalidación de la elección, de la que queda técnicamente fuera o terminará presionada a negociar con el resto de la oposición el apoyo a algún sustituto con capacidad real de correr.

Aunque la mayor probabilidad de ocurrencia, en su caso, se ubica en el irreconocimiento de una elección, que sin duda calificará de ilegítima.

Los escenarios posibles, parecen claros:

1) La oposición institucional puede quedar completamente fuera de la elección con MCM y repetir la experiencia del 2018 (Maduro habría logrado su objetivo)

2) MCM puede acordar con la PUN y apoyar a un sustituto real seleccionado antes del vencimiento y sorprender, manteniendo viva la lucha electoral (un escenario que permitía a USA tener una razón concreta para mantener el balón en juego a nivel de la flexibilización de sanciones energéticas)

3) La PUN puede verse obligada a fracturarse de MCM antes del 25 y postular candidato sustituto real, al menos en la tarjeta de UNT e intentar polarizar la elección a pesar de la debilidad generada en la fractura. (El juego seguiría vivo, aunque dependiente de la reconquista de la participación electoral, que estará inicialmente golpeada).

4) Finalmente, la PUN puede perder su capacidad de escoger el candidato en sus tarjetas, pero negociar después del 25 su apoyo a un candidato que quede por descarte inscrito en la elección, dentro de los clusters más potables para ella, probablemente en las tarjetas no judicializadas de Fuerza Vecinal o el partido El Conde.

Lo que sigo sin ver es el escenario bajado del cielo, donde la oposición termina corriendo con la candidata que seleccionó en sus primarias. Aunque celebraría con mucho gusto ese milagro (y mi posible error de análisis, porque aquí nadie tiene el monopolio de la verdad).

Luis Vicente León

Loading...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí